• Reportes de los alumnos nuevos en Huancabamba

    Hoy, 8 de marzo, volvemos a encontrarnos y estamos contentos de seguir juntos para soñar nuestro futuro. Fuimos llegando de a pocos durante una mañana tranquila y soleada en Huancabamba. Estábamos muy contentos de retornar a nuestra casa, el Centro Yanachaga. Hemos extrañado cada rincón de nuestras NUCFAS, los talleres y a nuestros compañeros que ahora volvemos a encontrar. Algunos estamos más grandes y otros más delgados, pero todos contentos y emocionados en este primer día. Tenemos nuevos compañeros, algunos todavía pequeñitos, que se vienen incorporando al Centro algo nerviosos y tímidos, pero también felices con todo lo que nos van enseñando.

     

    Para no tener problemas, en el Centro Yanachaga nos tomaron la temperatura, nos midieron nuestros niveles de oxigenación y nos hicieron una prueba para descartar si estamos contagiados con el coronavirus. Estuvimos tensos y curiosos por los resultados, pero al final con alegría nos dijeron que todos estamos sanos. Sin embargo, tenemos que usar nuestras mascarillas, lavarnos las manos, usar alcohol para desinfectarnos y seguir todos los protocolos recomendados por lo menos siete días.

    Al día siguiente nos levantamos con mucha ilusión, queríamos correr y jugar otra vez como el año pasado. Durante las comidas nos separamos en dos grupos para respetar las distancias necesarias. Hemos estado atentos a la organización que nos piden nuestros consejeros. Con ellos nos hemos reunidos para reflexionar y conversar sobre las reglas y normas del Centro. Hemos opinado y también hemos planteado algunas propuestas. Fue muy bonito escucharnos y también escuchar a nuestro director, al coordinador y a los consejeros que nos acompañarán este año. También hemos tenido un tour guiado por todo el Centro. Con este breve paseo, nuestros nuevos compañeros conocieron los lugares donde sembramos hortalizas y café y los espacios donde criamos gallinas, abejas y vacas para producir huevos, miel y leche. La panadería, la carpintería y el hotel nos gustó mucho. De lejos vimos el canal que transporta agua para hacer funcionar la turbina que genera energía eléctrica para nuestra casa.

    Ahora nos preparamos para iniciar nuestro año escolar y otra vez de manera remota y virtual. Pero ya estamos preparados y en el Centro Yanachaga tenemos nuestra sala de cómputo para hacer nuestras investigaciones y tareas que nos dejarán en el colegio. Nuestros consejeros ya nos presentaron nuestros horarios para el estudio y nuestras rutinas de ayuda en el trabajo que realizamos en el Centro. Estos días iniciales los aprovecharemos para embellecer nuestras NUCFAS y todos los espacios del Centro, pues queremos sentirnos bien y a gusto para aprender más y mejor.