• Nuestro suceso

    Alumnas delante la escuela

    La Casa Hacienda renovada

    Bosque pluvial secundario

    En vista de las malas condiciones de las que proceden nuestros jóvenes, la posibilidad de graduarse de la escuela secundaria es el primer gran éxito de nuestros esfuerzos, porque la mayoría de las familias no tienen los recursos necesarios.

    A través de nuestro apoyo, los jóvenes, especialmente las niñas, a menudo logran buenas o muy buenas calificaciones secundarias, lo que les permite obtener una beca estatal (por ejemplo, BECA18). Muchos de nuestros ex-alumnos ya han completado con éxito sus estudios, por ejemplo, el ex-alumno Russel con una licenciatura en derecho o Bryan como ingeniero en la industria alimentaria. A través de EAPNE, se impartieron habilidades y conocimientos manuales y agrícolas con el fin de llevar a cabo con éxito una carrera profesional no universitaria, por ejemplo, el ex alumno Wilson Cárdena, que abrió su propio taller de mecánica, la ex alumna Evelen como directora de contabilidad o Astrid y Ruthmery como profesoras de primaria. El ex-alumno Juan se convirtió recientemente en alcalde de Huancabamba.

    Nuestras reforestaciones han transformado un paisaje montañoso desolado y desnudo en un denso bosque secundario.

    La agricultura ecológica es un modelo para la región que también es reconocida por organizaciones estatales y ecologistas, especialmente en las inmediaciones del Parque Nacional Yanachaga-Chemillen.

    Nuestra infraestructura gastronómica y turística, que entretanto se ha ampliado considerablemente, ha dado lugar a un creciente número de visitantes extranjeros y locales en esta remota región.

    Gracias a nuestros donantes pudimos no sólo preservar, sino también mejorar y ampliar la estructura del edificio histórico de más de 100 años de antigüedad de la Hacienda Yanachaga.